Varias comunidades, ciudades y provincias españolas piensan ya en las nuevas extensiones de dominios y sus grandes posibilidades

Este jueves se abrió el plazo de solicitud para gestionar los nuevos dominios genéricos, que aportarán a las páginas web multitud de terminaciones geográficas, de marcas o de simples objetos, y que convivirán con las actuales .com, .es o .org. Una vez aprobados, podrían existir URL como torico.teruel o sanlorenzo.huesca.

“Los .val de Valencia, .eus de Euskadi, .gal para Galicia, .bcn para Barcelona y .madrid ya se han escuchado en las reuniones de la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN). Las sigo siempre y de momento, aún no ha sonado ninguna para Aragón”, asegura María García Ruesgas, directora de Nombres de Dominio de Arsys.

Empresas, organizaciones e instituciones podrán solicitar dominios sectoriales (como .sport o .musica), corporativos o de marca, geográficos (como .asia o .europa) y regionales (.madrid o .zaragoza).

Se espera que haya unas 4.000 solicitudes y el plazo de presentación concluye el 12 de abril, unos días después se podrá conocer todos los dominios que han sido solicitados”, comenta García.

De momento, ningún Ayuntamiento ni la DGA ha hecho pública la intención de solicitar una extensión, y la oportunidad es única: “Se cree que no se volverá a abrir un proceso de solicitud hasta dentro de cinco años”, comenta la experta.

No al caos

Para evitar un exceso de demandas, los requisitos para presentar una solicitud son varios. Incluyen una investigación de la ICANN para conocer al solicitante, el pago de unos 135.000 euros y otras varias condiciones.

“Muchos aseguran que se puede generar caos, pero no lo creo. Es algo que se viene trabajando desde 2008 y es una revolución histórica”, comenta la responsable de Arsys.

Su empresa trabaja ya con varias compañías privadas que están interesadas en pedir un dominio. “Para las grandes marcas es imprescindible, porque su nombre puede recaer en otras manos o por el simple hecho de no tener un dominio y que el resto de sus competidores sí”, asegura García Ruesgas.

Para bancos u otras entidades que comparten sus direcciones con los clientes, también es una cuestión de seguridad, ya que con los nuevos dominios pueden evitar que su nombre se utilice de forma fraudulenta o para la propagación de algún virus.

Personalmente creo que no esta el tema como para ir pagando unas cantidades desorbitadas a la ICANN por estas exteniones que ni si quiera sabemos si triunfaran o no,  tambien creo que en un tiempo podian bajar de precio y serian mas asequibles y que en estos momentos de crisis al menos para la mayoria…..

Mas informacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.