Todos en contra de Google

La mayor compañía multinacional de la era preinformática ni siquiera pudo imaginarse todo el poder y el vigor económico que hoy posee Google. Esta palabra -Google- de sonido infantil abarca mucho más que el buscador de internet que emplea más del 90% de los españoles, pues incluye comunicaciones íntimas y profesionales a través de Gmail, los escritos e imágenes recogidos en Blogger, además de vídeos en YouTube, libros y noticias, o el rastro de las búsquedas de cientos de millones de personas, una información muy valiosa sobre sus intereses, gustos y deseos.

Con toda esta artillería, la posición de Google parecía inatacable. Sin embargo, la empresa creada por dos estudiantes de doctorado en la universidad californiana de Stanford -Larry Page y Sergey Brin- ha sufrido esta semana dos embestidas muy fuertes, aunque las críticas vienen de muy atrás.
La primera procede del país que más quebraderos de cabeza le está dando, China, donde ha sido víctima de unos ciberataques a su estructura corporativa con resultado de «robo de la propiedad intelectual», según un comunicado oficial de la compañía. No es el primer roce que tiene en el país asiático, con el Gobierno y también con los activistas pro derechos humanos, que acusaron a la empresa de someterse al control sobre las páginas web de los disidentes dictado por el régimen de Pekín.
Y el segundo aviso tiene su origen en la queja de los editores de diarios y revistas alemanes, que han denunciado a Google por los derechos de reproducción de material propio, lo mismo que hicieron antes italianos y belgas. Según los empresarios germanos, la compañía estadounidense ingresa al año, sólo en Alemania, 1.200 millones de euros por la publicidad que aparece al lado de los resultados de las búsquedas. Y ellos piden una parte del pastel, un porcentaje a convenir sobre los ingresos derivados de la consulta a sus contenidos.

Mas informacion

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.