sexto encierro de san fermin 2010

Durante su carrera, los astados de esa ganadería madrileña no hirieron con sus pitones a ninguno de los mozos que, en número inferior a los días anteriores pero también significativo, se dieron cita en este sexto encierro de las fiestas.

Tres corredores sí tuvieron que ser atendidos en centros hospitalarios al sufrir traumatismos de diversa consideración, según indicaron fuentes médicas.

La manada partió a las 06:00 de los corrales de Santo Domingo agrupada y encabezada por los cabestros, y, tras el encuentro con los mozos unos metros más adelante, siguió por ese primer tramo veloz y limpiamente.

Al final de esta cuesta un toro negro tomó todavía más velocidad y se hizo con la cabeza del grupo, pasando, ya separado de sus hermanos, como una exhalación por la plaza del Ayuntamiento y la curva de acceso a Estafeta, donde ni siquiera llegó a chocar contra el vallado.

El resto de la torada salvó también sin mayores problemas este tramo, de forma que enfilaron la calle Estafeta dos bravos que seguían de cerca al adelantado y eran perseguidos por los tres morlacos restantes y los mansos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.